lunes, 9 de enero de 2017

¡Alerta verano! Claves para cuidar la piel grasa que deberías conocer.

Sabemos que el calor no es uno de los mejores aliados de las pieles grasas, pero por suerte disfrutar el verano, evitar el exceso de sebo y cuidar la piel al mismo tiempo, ¡es posible!
Te damos algunos consejos para que el sol y el calor no sean un problema. Disfrutá del verano y lucí al máximo tu piel.

#1 ¡Chau a los mitos!

Según se dice por ahí, el sol ayuda a secar la piel y es bueno para eliminar su grasitud. Esto es completamente falso ya que, al resecar la piel, solo produce un efecto rebote: el organismo producirá más sebo para combatir la deshidratación.
Por otro lado, la piel grasa tiende a ser más gruesa y, ante la agresión solar, puede reaccionar engrosándose todavía más. Es muy importante que te cuides de los rayos UVA - UVB durante todo el año.

#2 Usá un protector solar:

Resultado de imagen para chica poniendose protector solar

La mayoría de los protectores solares se componen de elementos grasos que se sienten pegajosos y no lucen bien en las pieles oleosas. Si es tu caso, deberías saber que existen protectores específicos que tienen un toque seco, reducen el brillo cutáneo y controlan la grasitud.

#3 Utilizá productos adecuados:

Cada tipo de piel requiere de un cuidado específico. Por eso, no solo es importante elegir el protector solar adecuado, sino que también hay que prestar atención a todos los productos de cosmética que usamos. 
Si bien es mejor no abusar del maquillaje en verano, a muchas mujeres nos cuesta prescindir de él. Si sos de las que sale siempre maquillada, te recomendamos que optes por productos indicados para pieles grasas o mixtas, que sean libres de aceites y no comedogénicos, es decir, que no obstruyan los poros.
Para evitar los brillos molestos, también podés usar algún polvo compacto mineral.

#4 Prestale atención a la limpieza


Resultado de imagen para chica lavandose la cara








En verano, la piel produce aún más grasitud, por lo cual es fundamental lavar el rostro al menos 2 veces al día y realizar una exfoliación semanal.
En lo posible, tratá de no utilizar jabones que resequen tu cutis para evitar el indeseable efecto rebote. En cambio, elegí productos acorde a tus necesidades.
Ahora que ya sabés cómo proteger tu piel grasa en verano, ¡no te pierdas de nada! Tomar ciertos recaudos nos ayuda a disfrutar de la playa, el sol, la pileta y el verano sin que dañen nuestra salud ni afecten nuestra belleza natural. 
                                               ESPERO QUE LES GUSTE!!!!